17 mayo 2006

Un dia como hoy

Un dia de otoño...por ejemplo un 16 de mayo. Me despierto despues de 15 o 20 minutos que el despertador esta sonando. Ufff!! Que frio. Noooo, por favor! Quiero dormir un ratito maaas. Repaso las cosas que tengo que hacer en el dia, por si acaso, en una de esas es un dia de actividades postergables y puedo dormir un rato mas. No. Al contrario, 10037348 mil responsabilides me obligan a cambiar mi confortable cama por el insoporablemente frio y oscuro mundo exterior.
Decido que por lo menos voy a ponerme toda la ropa que me entre, asi paso el menos frio posible.
Ya estoy llegando tarde, pero no puedo no desayunar...es mas fuerte que yo, es una necesidad fisiologica, psicologica, neurologica, patologica que tengo.
El caso es que llego a clase unos 45 minutos tarde, si por suerte hoy solo 45. Sigo con sueño y frio. No hay mate, asi que sospecho que la somnolencia seguira hasta muy avanzada la mañana. Que clase aburrida la de hoy... escucho un sonido de fondo, muy de fondo, creo que es el profesor, pero la verdad, no me importa, en este momento nada me importa, solo dormir. Mis ojos estan abiertos apuntando hacia donde estaba el profesor en mi ultimo momento de concienca (probablemente su ubicacion actual sea cualquier otra). Dias despues, llega la hora de la salida. Tengo hambre, sueño y como ya es el medio dia y hay sol tengo muucho calor. Guardo en mi mochila todos los abrigos que puedo y llevo a cuestas todos los demas. Apenas puedo trancitar entre la gente sin chocarme, pero eso no es un problema comparado con lo dificil que me resulta bajar por la escalera los 5 pisos que me llevan a la salida. Antes de ir a tomarme un omnibus (que probablemente no pase, porque hoy hay paro de transporte) paso por la biblioteca a devolver unos libros de 5 quilos y medio cada uno que venia paseando en mi bolso hace una semana (el mismo tiempo que llevo de atraso para devolverlos). Una vez pasados todos los obstaculos que retrasan mi vuelta a casa en unas 2 horas por fin llego. Me preparo para empezar a trabajar en la entrega que tengo al dia siguiente, si, esa que todavia ni empece. Hago un mate, me siento en la computadora y minutos mas tarde me duermo sobre el teclado. Otro dia desperdiciado.


Odio esta época del año.

sole

9 comentarios:

nicoglu dijo...

seria d baboso decir q yo solo voy a clase dos veces por semana y de nochesita, pero salgo temprano.... ??? si .. podria sonar medio baboso... y ??

lusi dijo...

ha sido un alivio enterarme q hay otras personas (por lo menos ya voy contando una) q tb. deperdicia los días, q le cuesta levantarse, q llega tarde a clase (y eso q en mi caso el ingreso a la institución educativa es a las 19:00 y queda a 6 cuadras de mi casa), que se atrasa en la biblioteca... Siiii!!, llegó el día!...ahora sé q no soy la única...

sool dijo...

nico: me das asco. Simplemente eso queria decirte. :P

lusi: Bien! Yo sabia que no podia ser la unica! Si sabes de alguna institucion en la que traten esto pasame el dato ;)

Br1 dijo...

jajaja, mortal, muy bueno el relato, a mi no me pasa lo que a vos, esta epoca del año me encanta, lo que si me pasa es lo de desperdiciar dias, horas, eso es fatal y lo odio, pero muchas veces me gana

demimente dijo...

A mi me pasa, claro...pero con la diferencia de que no soy adicta al desayuno, de hecho trato de obligarme a desayunar porque dicen que es la comida mas importante del día. Generalmente soluciono todo con un desayuno express, un yogur y dos meriendas que me voy comiendo en el omnibus...

nicoglu dijo...

yo nunca pude desayunar, cuando tenia clase de mañana me tomaba un vaso de agua nomas. a media mañana si me como un alfajor o algo, pero desayuno no.
sool : gracias ! :)

lusi dijo...

el desayuno es la comida más importante y más rica del día...innorantes!!! (va con cariño, va)

sool dijo...

Es de las mejores comidas del dia!!!

y nico: bueno nene, que queres? vos me molestaste primero ¿ta?

Felipe Martini dijo...

Que texto bueno!!!!! Perfecto!

Pero yo amo esta época del año..