02 octubre 2007

viaje en ómnibus

[tema 1: el cambio]
Me subo al ómnibus. Es un día cualquiera. Le pago al guarda con $50 y me devuelve el cambio en monedas, todo en monedas. De $10, de $5, de $2, de $1 y de 50 centécimos. Estoy segura que de existir monedas mas chicas me hubiera dado unas cuantas. Camino hasta el fondo (sonando como una alcancía por la cantidad de monedas que tengo en el bolsillo) y me siento.

[tema 2: superpoblación de ancianos ]
Al principio el ómnibus va vacío, pero a medida que avanza se va llenando. Yo no voy tranquila, porque de cada 3 personas que se suben hay 2 que son ancianas. Por ahora hay lugar, pero se que tarde o temprano voy a tener que dejarle el asiento a alguna señora.Dicho y hecho. No pasan 10 minutos de viaje que ya una señora muy antigua se tambalea cerca de mi lugar. Y bueno, me quedan 40 minutos de viaje y me parece que los voy a hacer parada. (Jóvenes Uruguayos: Vuelvan!! Los extrañamos! )

[tema 3: al fondo que hay lugar!]
Cada vez se sube mas gente. Ya está requeterecontra lleno. No hay lugar para nada y mucho menos para mi o mi mochila. De fondo el guarda grita "Atraaaaas, pasando que hay lugar!" y repite "Al fondo que hay lugar, señora, pase que hay lugar, al fondo que hay lugar, un pasito mas, al fondo hay lugar, a ver si se corre señor que hay lugar!" No se calla!! El tipo sigue diciendo esa mentira de que hay lugar y claro, no obtiene respuesta porque NO HAY LUGAR. Igual cada tanto alguien hace un esfuerzo por avanzar haciendo que todos nos apretemos mas, ya casi sin poder respirar. A ésta altura pido por favor que nadie quiera bajarse y tenga que pasar por al lado mio porque eso significa codazos, caídas y bueno...un mal momento.

[tema 4: conversaciones ajenas]
Son casi las 9 de la mañana y ya estoy con un mal humor y un fastidio importantes. Aplastada, con un millón de monedas, cansada y como si fuera poco dos señoras se ponen a charlar en volumen 100:
- Hay si fijate! La gurisa nueva esa que entró, que rica muchacha! Tiene 23 años parece!
- No no Martita, tiene 22 yo leí en el papelito.
- Noo, yo me fijé en la cedula que me mostró, tiene 23.
- Tiene 22 te digo, decía el papelito.
- 23 tiene, decia la cedula.
- 22 decía el papelito.
- 23 la cédula.
- 22 el papelito, yo leí.
- 23
- 22
- 23
- 22
A ésta altura, con una música de fondo "22, 23, 22, 23" ya estoy pensando seriamente en saltar del ómnibus en marcha.

13 comentarios:

Weltklang dijo...

Y pensá que vienen los días lindos, y con ellos el calorcito y viajar en omnibus significa cruzarse con alguno que desconoce el uso de desodorante y viene agarrado del pasamanos del techo.

buen viaje

beso
W

El Gogy dijo...

Los ómnibus son un gran problema en este país. Funcionan muy mal, pasan poco, son viejos, feo y malhumorados.
Nos merecemos otra cosa, en serio.
Para peor, hay muchos para el lado de la gente con guita, y cada vez menos para los barrios marginales, con lo cual los obligamos a viajar aplastados y los dejamos cada vez más marginados.
Mucho por cambiar.

cubito dijo...

Cuando te ganes el Ipod no vas a tener mas problemas...haceme caso.


Omnibus+música es la gloria.

qgl.- dijo...

creo que el omnibus se llena igual en todos los barrios!! y siempre hay algun desubicado que se olvido el desodorante!
igual lo que mas me preocupa son los ancianos!! no puede ser que haya tanto viejo por todos lados!! van a terminar siendo la 1era 2da y 3era edad...
saludos

Horacio dijo...

pero qué terca esa vieja por diossss!!!! es obvio que si la cédula decía 23, tiene 23, por más que en un papelito diga 22... yo también puedo poner 89 en un papelito y eso no quiere decir nada, en cambio la cédula es un documento oficial, pero claro, en estos países subdesarrollados no respetamos a los organismos oficiales, total cada uno hace lo que se le canta, por eso estamos como estamos, en cambio en alemania no vas a ver a nadie tirando un papelito en la calle, y hablando de papelito, cuánto decía el papelito? 22? y bueh, capaz que está mal la cédula, andá a saber

vedc dijo...

es tan obvio...
como no se dieron cuenta?

entre el papelito y la fecha q miró la cédula pasó el cumpleaños!

YosoyineS dijo...

Jajajaja, ta bárbaro como haces de tu vida cotidiana algo rutilante, jajajaja.

Beso!

Rafa dijo...

Para mi lo peor de todo es que si no te pasa nada de eso y te sentas a mirar por la ventana y escuchar musica ves subir a un conocido que ni bien pague el boleto te va a venir a romper los huevos en lo que queda del viaje.

san ata dijo...

los omnibuses son un mal necesario...
por suerte hay libros o mp3ses para hacerlo mas llevadero...

igual, no hay concentración que resista al vendedor de la pomada mágica en un día que ande inspirado...

aunque estés al fondo se escuchan los alaridos, y si sube con el socio peor porque es otra presencia molesta más...

suerte con el concurso !!

Bichicome dijo...

Y ahora se le suma el plus de los olores y los planchas que van a la ramirez.

Lolo Lontananzo dijo...

Jajajaja, qué bueno. Me gustan mucho estos relatos cotidianos.

Y cuánto tenía Martita entonces? 24? (?). Las ancianas precarias pueden llegar a ser odiosas.
Una vez se me dio por discutir con el chofer diciendole que no había más lugar y casi fue arrojado del colectivo. No se lo recomiendo. Empezó a hacer una catarsis espeluznante, temí por mi vida =P.

La voto en el concurso a pesar de que hace poco la conozco.
Saludotes!

Lolo Lontananzo dijo...

Uh, lo siento, no soy uruguayo así que no peudo votar, que mal!

F. dijo...

http://facyou.blogspot.com/2007/10/crnicas-del-bondi-uno-la-escuela.html