29 septiembre 2009

Ahá!


quién diría que algún dia podría armaro!
Seguro que nadie se lo imaginó.

Ya llevaba varios meses de obsesión. Reuniones con amigos sin hablar, monton de tiempo que pude haber usado en cosas útiles lo dediqué al cubo de mierda este.

Nunca se alineaban. Cuando armaba un lado se desarmaba otro, siempre había una estupida tecla que quedaba en la esquina que no debía.

Pero seguí intentando.

No me rendí. Yo quería verlo armado a como de lugar. Y lo logré.

¿como?
No fue fácil.
Primero tenes que desarmarlo todo. Con un destornillador tenes que darle hasta que una de las teclas se afloje.
Una vez que sacas un cuadradito los demás salen con mayor facilidad.

Y ta, sobre una mesa esparcís todos los cubitos y los ordenas por color. Ahí empieza la ardua tarea de recomponer el cubo.

Algunos trozos de plástico de la estructura pueden romperse, pero no importa. 

El cubito mas dificil de encajar obviamente es el último, pero no pierdas las esperanzas. La satisfacción de ver un cubo armado vale mas que nada.

Yo ahora puedo decir que arme uno cubo con mis propias manos!!!
(Solo que hay gente a la que no le gustan los caminos alternativos... allá ellos.)

1 comentario:

cubito dijo...

Jajajajaja!

Que ilusa...pense que habìas llegado por el camino del bien, casi empiezo a respetarte y todo...