09 septiembre 2008

maquinita mañananera

Ya soy una maquinita por las mañanas.
Me levanto, lavo los dientes, visto, desayuno, me acuerdo como siempre que ahora es el momento de lavarme los dientes y no cuando recién me levanto. También pienso que otra vez estoy llegando tarde y que no debería llevarme tanto tiempo desayunar.
Salgo de casa, me fijo en el buzón si me llegó una carta de amor o me gané un premio. No me llegó obvio. Abro la puerta, al principio con la llave equivocada y después con la correcta.
Salto e la parte del pastito para no ensoparme los pies, pero no salto lo suficiente y me mojo igual. Asumo que no me sale. Pero solo por hoy, porque al día siguiente volveré a intentar el salto.
Cuando llego a la esquina de rivera espero entre 10 y 15 minutos para poder cruzar. (Si hubiera salido en hora esto no me pasaba, pero ahora coincidía con el horario de entrada de un colegio que queda cerca).
Una vez que cruzo camino la cuadra maldita (ese nombre se lo puse un verano muy caluroso cuando yo tenía 14 años y le quedó muy bien). En la mitad de esa cuadra, el 30% de las veces me acuerdo que me olvidé de algo importante en mi casa y tengo que volver.
Las veces que no sigo y mientras me acerco a la parada veo pasar tooodos los ómnibus que me sirven, asi que generalmente me quedo 15 minutos recagada de frío en la parada. A todo ésto, me faltan 10 minutos para entrar y me espera un viaje de 40 minutos!

Soy un robotito que anda como el culo :P

1 comentario:

cubito dijo...

Sabés que sería interesante? Que logres mostrar con tu cámara todo lo maldita que es esa cuadra...