16 marzo 2008

no se por qué

Estoy toda la semana esperando que por fin llegue el dia en el que me voy a tirar en un sillón a no hacer nada. El dia en el que voy a dormir hasta la hora que quiera, que no voy a tener que sufrir el sueñito de después de comer porque voy a tener cerca una cama para desplomarme y seguir durmiendo. Ese dia tan genial que voy a poder -por fin- sentarme a hacer zapping sin tener que ir a ningún lado, ese día en el que ademas de descansar voy a hacer eso que tanto quería hacer y que nunca encontraba el momento. Espero que llegue este día durante toda la semana.

Y sin embargo, no se por que odio tanto los domingos.

2 comentarios:

cokita dijo...

Hola!!! La verdad es que te entiendo perfectamente porque a mi me pasa exactamente lo mismo, solo que en vez de los domingos. los sábados!!!

Felicitaciones por tu blog!
Saludos

Lucas Carrasco dijo...

porque te da conciencia de la inutilidad del resto. Si hay que descansar un día de seis, ese séptimo es deprimente, claro: te recuerda que mañana tenés seis más por delante.